Leyendas de La Isla Mocha

En realidad la historia no se trata de un pino, sino de un ciprés que se eleva solitario a la orilla del camino en la parcela nº 20. Dicen los lugareños que es en ese lugar en que sale el diablo y todo aquel que circula por ese lugar en noches de invierno, lo acompaño o se sube al anca de su caballo. Por eso los sureños, cuando viene al lado norte tratan de irse antes que caiga la noche.

Cuentan que un señor que vive en el lado sur de la isla, un día martes que fue a visitar a su hermana que vive en el lado norte. Después de tomar once se despidió de su hermana, tomo su moto y partió rumbo a su casa. Eran alrededor de las seis de la tarde, iba en la parcela nº 19 frente al "Santiago", cuando sitio que alguien se le subió a la moto. Era tan grande su miedo que no se atrevía a mirar hacia atrás. Trato de frenar su vehículo, pero este no obedeció y siguió avanzando. El hombre sentía correr su transpiración, pero no lograba emitir sonido.

Cuando llego al "pino huacho", sintió que un hombre de negro, es decir el diablo, se bajo de la moto y desapareció. Este señor llego con el corazón en la mano a su casa, donde contó lo sucedido. Esa noche no pudo dormir pensando en lo que había vivido y se prometió a sí mismo no volver de noche a su hogar.